Conéctate con nosotros

Opinión

Cumbre sobre el clima 2021: La fiebre no es culpa del termómetro.

Publicado

En

Por monseñor Jorge Eduardo Lozano, arzobispo de San Juan de Cuyo y miembro de la Comisión Episcopal de Pastoral Social.

Los informes científicos compartidos en diversos encuentros o publicaciones dan cuenta de que estamos ante la mayor crisis planetaria a la cual se enfrentó la humanidad.

Un trabajo realizado hace pocos días por la Alianza de Redes Eclesiales para la Ecología Integral lo expresa así: “Nuestro mundo está en llamas, se está derritiendo, inundando, sufriendo sequías extremas e impactos en múltiples ámbitos de la sociedad. La responsabilidad de la humanidad en el cambio climático de nuestro planeta es ahora un hecho. El sistema que sostiene nuestra forma de vida en la Tierra está enfermando a nuestro planeta”.

No es cuestión de seguir echándole la culpa al termómetro. Es urgente establecer vínculos amigables entre la humanidad y el planeta. La voracidad consumista se está llevando por delante la casa común. Un atropello que lo invade todo y sólo busca rentabilidad a cualquier costo. Los más afectados, como siempre, son los pobres y las comunidades que viven en entornos aún naturales.

En mayo del año 2015 el Papa nos regaló la encíclica Laudato si’. Nos interpela diciendo que “hoy no podemos dejar de reconocer que un verdadero planteo ecológico se convierte siempre en un planteo social, que debe integrar la justicia en las discusiones sobre el ambiente, para escuchar tanto el clamor de la tierra como el clamor de los pobres” (LS 49).

Como contrapartida al maltrato del ambiente, hay muchas personas y organizaciones que están realizando esfuerzos enormes por salvar al Planeta y a la Humanidad que lo habita. Pero la disparidad de fuerzas y recursos es enorme. Hay una gran inequidad entre los pocos que concentran riqueza y poder, y los que buscan el bien común, la justicia y la solidaridad.

No alcanza con unos cuantos parches. Hace falta un cambio de paradigma en los estilos de vida y de producción.

Entre el 1 y 12 de noviembre se está desarrollando en Glasgow, Escocia, la COP 26. La sigla COP significa “Conferencia de las Partes” y se refiere a las 197 naciones que accedieron a buscar soluciones a la crisis climática global. Participan 130 Jefes de Estado y cerca de 20.000 personas más diplomáticos, científicos, líderes sociales.

El cambio climático produce calentamiento global. Y con este aumento paulatino de la temperatura se derriten los glaciares, aumenta el nivel de los océanos, se contamina el aire, no hay posibilidades de vida para unas cuantas especies.

Las probabilidades de lograr acuerdos eficaces son todavía inciertas. Serán muy importantes los próximos días.

Con ocasión de esta reunión cumbre a nivel mundial el Papa Francisco, expresó hace pocos días:

“El cambio climático y la pandemia de Covid-19 ponen al descubierto la vulnerabilidad radical de todos y todo y suscitan numerosas dudas y perplejidades sobre nuestros sistemas económicos y sobre las modalidades de organización de nuestras sociedades.

Nuestras seguridades se han derrumbado, nuestro apetito de poder y nuestro afán de control se están desmoronando.

Estas crisis nos ponen frente a opciones radicales que no son fáciles. Todo momento de dificultad encierra, de hecho, también oportunidades que no pueden ser desaprovechadas.

Acompañemos con nuestra oración y demanda de justicia. Se está comprometiendo el presente y el futuro Planeta, que es único. No hay otro al cual mudarnos cuando este no soporte más. Cuidemos la casa que es de todos”.


Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de Ahora San Juan

Opinión

Día del Padre: Celebrando la entrega silenciosa.

Publicado

En

Por monseñor Jorge Eduardo Lozano, arzobispo de San Juan de Cuyo.

Cada año, en el día del Padre, dedicamos un momento especial para honrar a esos hombres que, en silencio, dedican sus vidas a guiar, proteger y amar a sus hijos. Un padre no solo engendra vida, sino que la acompaña en cada paso, se hace cargo y no se escapa eludiendo responsabilidades, incluso en los momentos más difíciles. Su presencia, aunque a veces sutil, es una fuerza constante que sostiene y nutre a su familia.

Dos verbos conjuga en forma simultánea: cuidar y acompañar. En cuanto al primero lo vemos protegiendo, como quien cubre y cobija para evitar daños que pueden venir desde afuera. En el segundo, camina junto al hijo para colaborar en desplegar las propias cualidades del pequeño con la mirada puesta en el mundo.

El papá trabajador es un ejemplo de dedicación y sacrificio. Desde temprano en la mañana hasta tarde en la noche, se esfuerza con su esposa para que su familia tenga una vida digna. Luchando con fuerza incluso en la mitad de las familias que están bajo la línea de pobreza. Su amor se manifiesta en cada tarea que realiza, ya sea en el trabajo o en el hogar. Este esfuerzo a menudo implica sacrificios personales, desde largas horas de estar fuera de casa,
hasta la renuncia a sus propios sueños y deseos para asegurar que sus hijos tengan un futuro mejor. En San José encontramos el modelo de padre trabajador.

A menudo, los padres sufren en silencio. La presión puede ser abrumadora mientras que las expectativas sociales pueden añadir una carga adicional. Sin embargo, su fortaleza y resistencia son admirables. Incluso en los momentos de dolor y fatiga, continúan adelante con una sonrisa, escondiendo sus propias preocupaciones para mantener a su familia.

Un padre experimenta una gama de emociones a lo largo de su vida. Las alegrías de un papá se encuentran en los momentos cotidianos: los primeros pasos, el comienzo del hablar, la risa de su hijo, los logros académicos y deportivos, las cenas en familia, y las conversaciones profundas que forjan vínculos duraderos. Cada pequeño triunfo de sus hijos es un motivo de
orgullo y felicidad.

Sin embargo, también enfrentan sufrimientos. Ver a sus hijos luchar, fallar o enfrentar dificultades puede ser doloroso. La preocupación constante por su bienestar y futuro es una carga que llevan en el corazón. Pero incluso en estos momentos de preocupación, un padre encuentra la manera de brindar apoyo y aliento, enseñando a sus hijos a levantarse y seguir adelante.

Ser padre también implica saber cuándo acompañar a la distancia. Es un delicado equilibrio entre estar presente y no ser invasivo o sobreprotector. Los padres deben permitir que sus hijos cometan errores y aprendan de ellos, confiando en que les han dado las herramientas necesarias para navegar por la vida. Esta distancia no disminuye su amor ni su preocupación; al contrario, demuestra su confianza en las habilidades y el juicio de sus hijos.

El desafío es ser un guía sin imponer, un protector sin sofocar. Los padres deben encontrar la manera de estar disponibles y accesibles, sin interferir en el crecimiento y la independencia de sus hijos. Es un acto de amor que requiere sabiduría, paciencia y un profundo entendimiento de sus hijos y sus necesidades.

San José, el padre terrenal de Jesús, es a menudo citado como el modelo ideal de paternidad. Su vida es un testimonio de la humildad, la obediencia y el amor incondicional. A pesar de las incertidumbres y desafíos que enfrentó, San José siempre se mantuvo firme en su papel de protector y guía de su familia.

Su disposición a aceptar y cumplir con la voluntad de Dios, su trabajo arduo como carpintero y su silenciosa pero firme presencia, lo convierten en un ejemplo. No solo proporcionó sustento material, sino que también ofreció un entorno de amor y seguridad en el que Jesús pudo crecer y desarrollarse plenamente en el trabajo, la sabiduría, la piedad de su pueblo.

Este día es una oportunidad para reconocer y celebrar la labor incansable y el amor incondicional de los padres. Su papel en la familia y en la sociedad es fundamental y multifacético, abarcando desde su dimensión económica a ser maestro, modelo y guía. A través de sus esfuerzos y sacrificios, demuestran un amor que es profundo y duradero. En este día especial, honremos a todos los padres y recordemos la importancia de su presencia en nuestras vidas, siguiendo el ejemplo de San José como un faro de paternidad ejemplar.

@PrensaMonseñorLozano

/Fuente de imagen: Archivo Google

Continuar leyendo

OpiniónInternacional

¿Cómo impacta la reconfiguración del orden mundial en la interacción BRICS y sur global?

Publicado

En

NOTA de OPINIÓN – Viktor Jeifets

“El primer desafío de los BRICS es convertirse en la voz del sur global, en un organismo en el que los países miembro lo consideren como suyo y puedan desarrollar sus economías de forma autónoma y soberana”, dijo el ruso Víktor Jeifets, director del Centro de Estudios Iberoamericanos de la Universidad Estatal De San Petersburgo.

La interacción entre el foro BRICS ―alianza comercial fundada por Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica― y el sur global, crece y comienza a delinear nuevos objetivos que fortalecen la cooperación en el ámbito de la economía, la política y la transformación de los foros multilaterales.

“Los BRICS dejaron de ser un grupo de economías emergentes como en su origen hace una década. Se convirtió en una alianza geopolítica y geoeconómica sin institucionalizarse”, expresó Víktor Jeifets.

“Para muchos, los BRICS son la expresión de querer un mundo más justo donde los grandes no dicten a los más chicos lo que deben hacer. Y, por eso, Colombia quiere ingresar como también otras naciones del sur global”, agregó.

Consultado sobre el aporte de Rusia en la presidencia pro tempore del grupo, el entrevistado sostuvo que “la fuerza de los BRICS está ―como dijo el presidente de Brasil, Lula Da Silva, y comparte Rusia― dentro de su diversidad, en proponer opciones adicionales y no condicionar a los demás si estoy contigo o en contra”.

Rusia quiere lograr que los BRICS se conviertan en el grupo más homogéneo, donde exista mayor interacción entre los miembros, consolidando un grupo plural. Debe ser un grupo flexible”, indicó el experto.

El mundo asiste a un nuevo reordenamiento de la economía política y mundial a través de los BRICS, con nuevos jugadores que aspiran a concretar la interacción global.

El grupo se encuentra en un proceso de ampliación tanto de la propia membresía del foro multilateral como de la expansión de la participación en el Nuevo Banco de Desarrollo.

América Latina y Colombia

En América Latina, el ingreso de Bolivia al bloque es cada vez más cercano. En tanto, el presidente de Colombia, Gustavo Petro, busca acelerar una posible adhesión al grupo y lograr un salto en su modelo de desarrollo, alejándose de EEUU.

Petro expresó una intención de deseo, de una tendencia de realineamiento en el mundo, pero todavía no es concreto“, sostuvo Jeifets.

“El mandatario colombiano no tiene mayoría en el Congreso y hay elecciones en el país en dos años”, agregó el entrevistado.

La intención de que Colombia se sume a los BRICS fue uno de los pedidos que el presidente Petro hizo a su par brasileño Lula, durante el encuentro entre ambos el 17 de abril en Bogotá.

En esa oportunidad, el mandatario manifestó el interés de Colombia de adherir al BRICS como miembro pleno lo más pronto posible. Lula acogió con beneplácito tal iniciativa y se comprometió a promover la candidatura del país vecino.

El entrevistado también se refirió al proceso de desdolarización, teniendo en cuenta que el 60% de las reservas de divisas de los países BRICS todavía están asignadas en dólares.

Fuente: Entrevista de “Telescopio” publicada por Sputnik.
Acceso a entrevista completa: https://videon.img.ria.ru/Out/MP3/20240613/2024_06_13_TELEBRICS_5guumo0w.phf.mp3



LAS DECLARACIONES Y OPINIONES EXPRESADAS EN ESTE ARTÍCULO SON DE EXCLUSIVA RESPONSABILIDAD DE SU AUTOR Y NO REPRESENTAN NECESARIAMENTE EL PUNTO DE VISTA DE AHORA SAN JUAN.

Continuar leyendo

Opinión

Cuando los demás están de más.

Publicado

En

Por monseñor Jorge Eduardo Lozano, arzobispo de San Juan de Cuyo

“Sapo de otro pozo” es una expresión que muestra incomodidad y rechazo. Te puede pasar en un club deportivo al cual no estás unido afectivamente, en un local de ropa que no es de tu estilo, en una universidad a la cual nunca ingresaste, en una fiesta en la cual no conocés a nadie. Y si se nota demasiado es probable que te digan “vos no sos de acá”. Ampliemos la perspectiva; hay situaciones dramáticas de exclusión social. Muchos son considerados sobrantes y descartables. La sociedad que debe acogerlos y acompañarlos en su desventura, les dice “estás de más”.

El Observatorio de la Deuda Social, que lleva adelante la UCA desde hace un par de décadas, volvió a mostrarnos esta semana una realidad que golpea duro. La pobreza llegó al 55, 5% de la población y la indigencia al 17, 5%. Te propongo un ejercicio; cuando te mires en el espejo hacé de cuenta que vas a cuidar solamente la mitad de tu cuerpo, e imaginate el resultado. Eso es lo que sucede en nuestro cuerpo social.

No son números políticos o tergiversados. Son gritos de los pobres que nos mueven al compromiso y la solidaridad.

La colecta anual de Cáritas nos brinda una oportunidad única para ser amigos de los pobres y transformar esta realidad. Guiados por el lema “Tu solidaridad es esperanza”, somos invitados a ir más allá del simple acto de dar. Nos llama a comprometernos profundamente con aquellos que más nos necesitan; no desde una actitud paternalista, sino desde una auténtica fraternidad que muestre cercanía.

Fijate lo que nos compartía el Papa en la Encíclica Fratelli Tutti: “Anhelo que en esta época que nos toca vivir, reconociendo la dignidad de cada persona humana, podamos hacer renacer entre todos un deseo mundial de hermandad. Entre todos: «He ahí un hermoso secreto para soñar y hacer de nuestra vida una hermosa aventura. Nadie puede pelear la vida aisladamente. […] Se necesita una comunidad que nos sostenga, que nos ayude y en la que nos ayudemos unos a otros a mirar hacia delante. ¡Qué importante es soñar juntos! […] Solos se corre el riesgo de tener espejismos, en los que ves lo que no hay; los sueños se construyen juntos».

Soñemos como una única humanidad, como caminantes de la misma carne humana,
como hijos de esta misma tierra que nos cobija a todos, cada uno con la
riqueza de su fe o de sus convicciones, cada uno con su propia voz, todos
hermanos”. (FT 8)

El llamado a ser amigos de los pobres implica una relación de igualdad y respeto. No se trata de ver a los necesitados como inferiores o como objetos de caridad, sino de reconocer su dignidad y valor intrínseco. La Madre Teresa de Calcuta nos enseñó que “hay que dar hasta que duela”, subrayando la importancia de un compromiso sincero y profundo con los demás.

Este tipo de generosidad no es solo material, sino también emocional y espiritual, viendo en cada persona necesitada el rostro de Cristo. Los fondos recaudados en la Colecta Anual de Cáritas se destinan a sostener diversos emprendimientos solidarios que promueven el desarrollo humano integral. Estos programas no solo buscan satisfacer necesidades inmediatas, sino también empoderar a las personas, brindándoles herramientas y
oportunidades para mejorar sus vidas de manera sostenible.

La educación es una de las claves para romper el ciclo de la pobreza. Las clases de apoyo escolar ayudan a los niños y adolescentes a alcanzar su máximo potencial académico, proporcionando un espacio seguro y estimulante donde pueden aprender y crecer. Asimismo, los talleres de capacitación laboral ofrecen a los adultos y jóvenes las habilidades necesarias
para acceder a mejores oportunidades de empleo, promoviendo así la autosuficiencia y el desarrollo económico.

Otra realidad que nos golpea es que la inseguridad alimentaria alcanza al 32,2% de niñas, niños y adolescentes, y en grado severo al 13, 9%. Esto se traduce en hambre. Sabemos hasta el cansancio que lo que no se logra como desarrollo neuronal en la primera infancia no se recupera más. Es sembrar vientos para cosechar tempestades. Por eso, en muchos barrios marginados, los comedores y merenderos de Cáritas son una tabla de salvación. No solo proporcionan alimentos a quienes más lo necesitan, sino que también crean un sentido de comunidad y pertenencia. Estos espacios son vitales para asegurar que las familias puedan tener al menos una comida nutritiva al día.

La Colecta Anual de Cáritas es un llamado a la acción y al compromiso con los más vulnerables de nuestra sociedad. Cada contribución, por pequeña que sea, tiene el poder de transformar vidas y ofrecer esperanza a quienes más lo necesitan. También podés hacer tu donación con diversos modos de pago; entrá en la página de Cáritas y fijate.

Recordemos la enseñanza de San Pablo “Dios ama al que da con alegría”. (II
Cor 9, 7)

Continuar leyendo

Continuar leyendo