Conéctate con nosotros

Opinión

¿Cómo es posible que un violento y antiargentino como Milei llegara al balotaje?

Publicado

En

NOTA de OPINIÓN por Rafael Ibañez.

En primer lugar quise esperar a que terminara oficialmente el acto electoral para expresar estas ideas que vienen rondando hace tiempo en mi cabeza. Entendiendo que hacerlo antes no era correcto y la intención también era decirlo sin saber los resultados, sin conocer si ganaron los del “que se destruya todo” o los que tienen “miedo a la barbaridad”.

Independientemente de ello, ha comenzado una nueva etapa y ya no puede haber más condescendencia ni silencios, el gobierno que se va engañó a sus votantes, defraudó a las mayorías y le hizo el caldo gordo a lo más rancio y repugnante de la política.

Muchos terminaron preguntándose cómo puede ser que una expresión antiargentina, irracional y violenta como MIlei haya llegado hasta aquí.

Mientras, ante la embestida de este sector extremista, el discurso oficial se centró en mostrar a Milei como un incapacitado para gobernar, un desequilibrado que está en contra de la educación pública, que piensa que el mercado es lo más importante y no importa lo que se venda. Puede ser droga, armas, un riñón. Mientras haya renta y alguien se enriquezca, está bien y el que sea pobre, que se embrome. Una persona que quiere abolir “todos los derechos conquistados con lucha y esfuerzo durante tantos años”.

Y está perfecto preguntárselo, por supuesto. Ahora bien, hay algo que no por casualidad no se plantea: ¿qué hicimos para que esto suceda?.

Porque si no es muy fácil decir que la culpa es de los otros, de los que están en contra de la mayoría de la gente, del enemigo de la nación, del antiperonismo, de los medios y así sucesivamente incluyendo a Macri y el FMI, entre otros.

Bien, ellos son responsables, pero, ¿Y nosotros? Algo se hizo mal, ya que teniendo una serie de elementos políticos, económicos, estatales, partidarios, que podrían haber frenado este avance ideológico tremendo de los sectores que plantean un capitalismo lo más salvaje posible y que les importan un carajo las personas, la sociedad y la Patria.

El siguiente es un extenso punteo, no necesariamente ordenado, de conceptos que necesitaba expresar aunque no gusten, aunque duelan o den bronca, y que pongo a consideración sin pretender que sean únicos o abarcadores del todo.

De arranque: un párrafo que describe una realidad tangible y objetiva.

Hoy tenemos la mayor desigualdad con el mayor índice de pobreza, mientras gobierna un frente del pan-peronismo y aliados.

El Frente de Todos abarca sectores del peronismo conservador, progresistas, kirchneristas, izquierdas clásicas, movimientos sociales y sindicatos. Juntos al frente de una coalición de gobierno que ondea una realidad que está muy lejos de aquella redistribución de ingresos y justicia social que se supone está en la base de este espacio.

Notas sobre algo de la espuma visible y sus fenómenos políticos.

– Durante mucho tiempo hubo una negación de la situación real con una burda y caricaturesca narrativa. Además no se asumió la responsabilidad política de la coalición llamada Frente de Todos.

Nunca se mostró unido, nunca hubo foto de los tres sectores líderes reunidos y jamás hubo algo que demuestre que pudieron acordar algo, menos un proyecto o programa de gobierno.

La miseria política y el sostenimiento del espacio propio (léase captura de “cajas y cargos”) primó siempre. Ninguno de los tres sectores está exento de esta dinámica.

Lo curioso es que el kirchnerismo se mostró siempre distante de la Casa Rosada con un “no tenemos nada que ver con la lapicera” mientras manejaba ministerios, secretarías de estado, empresas estatales, bloques legislativos y diferentes áreas de mucho peso.

Es este el sector que mayor responsabilidad política debería haber asumido, no solamente porque es el impulsor del FdT, sino porque hace gala de su coherencia como vanguardia ideológica y política, lo que suponía que si no estaba de acuerdo debería haber soltado las “cajas ministeriales” por no coincidir con Fernández y constituirse como una fuerza de contralor, leal a sus convicciones, dentro del FdT, debatiendo abiertamente sin romper y sin ser oposición. Al menos algo parecido a lo que hizo la izquierda tradicional española en su coalición con el PSOE.

Sí, es verdad que Cristina advirtió muchas veces, bajó linea con conceptos claros y definiciones precisas y exquisitas, políticamente adecuadas, económicamente ciertas e ideológicamente impecables, pero todo con una narrativa que la situaba como alguien de “afuera”. Retó a Fernández y sus funcionarios muchas veces, pidió que otros tomaran la posta, fue víctima de un intento de magnicidio e igual se levantó, siguió batallando y demostró su valentía y capacidad inigualables.

Tal vez ella quería que sus principales cuadros tomaran el bastón de mando, armaran la tropa y ocuparan el rol que debería tener este sector, pero eso no sucedió.

La imagen, el mero impacto a primera vista que dan muchos dirigentes políticos confirma para cualquier observador que sí, la “casta” existe.

Se manifiesta siempre en opulencia o veloz enriquecimiento ,evidente o no. Algunos no lo ocultan y otros tratan de taparlo con una campera roja, una camisa y una chomba, pero  todos saben se enriquecieron desde el poder.

Estos funcionarios, legisladores, jueces y demás acomodados en diversos sectores de la dirección del Estado son los jugadores profesionales del deporte de este sector: “la caza de cajas y cargos”.

La casta, burócratas, pseudo tecnócratas, cortesanos y demás siempre existió, es cierto.
La diferencia radica en que cuando hay una dirección política y judicial que los controla, ordena y vigila no son tan problemáticos. Esto vale tanto en monarquías, imperios, tiranías, gobiernos populares o democracias.

Ahora, cuando los burócratas o nomenclatura toman la dirección misma del poder o hacen lo que quieren, el régimen en cuestión se puede desmoronar y colapsar desde su interior. Lo hemos visto muchas veces en la historia de la humanidad.

Un gran problema para cualquier régimen de gobierno, es que la ciudadanía visualice o crea que estos burócratas son inmunes a los problemas económicos que padece el resto de los mortales y se perciba que quieren hacerle creer a la ciudadanía que hacen todo lo posible para mejorar, aunque nunca se hacen cargo de sus responsabilidades.

El “se la chorearon toda, son ladrones” y demás, es la síntesis de lo que llamamos corrupción, y que en esencia es el individualismo llevado al extremo, la meritocracia de la selva, es decir que el más vivo se la lleva toda cagándose en los demás.

Este es el gran veneno que mata ideologías y valores: la vieja avaricia y el egoísmo. Las luchas intestinas en la coalición que se está yendo se centraron mucho más en esta avaricia de partes que en la dirección política y económica del país.

De oligarquías hábiles y sus derechas.

Los sectores que están en contra de que la Argentina se desarrolle y que su pueblo sea libre, solidario, trabajador, educado, pujante y creador con su debido poder adquisitivo, son muy poderosos. Esta minúscula minoría se llama oligarquía, no es homogénea, tiene también sus contradicciones, pero sí es flexible, viva y juega con muchas cartas a la vez.

El peso de esta gente surge de su poder económico, del manejo de las finanzas, de ser dueños de los bancos, las fábricas, de las tecnologías de comunicación e influencia cognitiva, manejar la energía y poseer los vastos campos de extracción mineral y agrícola.

Para la oligarquía el objetivo es obvio, simple y directo: ser dueños de todo, ser cada vez más ricos y evitar que nadie se les interponga en su camino. No hay moral, ni ética, ni valores, todo se somete a este designio de codicia extrema y no importa el camino para lograrlo. Lo determinan solamente los costos y beneficios de cada situación particular.

La oligarquía obviamente es la  promotora del capitalismo más salvaje posible que le garantiza mejor sus objetivos. No es tonta, en su equipo tiene un menú de opciones políticas que defienden sus intereses y a eso le llamamos derechas. Desde los que muestran más moderación, o un capitalismo con ciertos considerandos sociales, hasta el extremismo intolerante de la ultraderecha, como lo es Milei.

El gran mérito político de la oligarquía es ser anónima, no tener rostro. Los grandes burgueses no se muestran como tales, para ello están sus empleados, los gerentes de su equipo político llamado “las derechas”. Son los que hablan por ellos sin nombrarlos y sirven de fusibles, son intercambiables. Carne de cañón a veces bien paga si son gerentes y se llaman Macri o Bullrich, y otras muy descartables si son el puntero del barrio.

Se ha perdido la principal virtud que supo tener la izquierda revolucionaria o el peronismo en su génesis: identificar a un enemigo claro y real. El progresismo habla de entelequias en su discurso, habla de “poderes concentrados”, de “dueños de la Argentina” o cosas así, sin ponerles nombre y apellido, son anónimos.

En rigor utiliza categorías filosóficas, sociológicas o ideológicas en sus definiciones, que pueden estar bien para el debate de academia pero su valor en la lucha comunicacional es negativo: la mayoría no entiende.

Como contracara la derecha, gracias a los aparatos comunicacionales, consultoras internacionales, centros de estudios (think tanks) y demás, individualiza a su enemigo, lo focaliza: peronismo, kirchnerismo, populismo o casta. Bombardea hábilmente con un mensaje asociado simple, directo y que lo entiende cualquiera: “la culpa de todo lo que pasa la tiene la casta (kirchnerismo, peronismo y así)”. Milei es una exageración bizarra de este proceso.

De izquierdas muertas y un progresismo encapsulado en un planeta paralelo.

– Si estamos hablando de esto es porque se ha perdido una gran batalla multidimensional: la de las ideas, de la cotidianidad como sociedad solidaria, de los sueños colectivos, las esperanzas fraternales entre distintos, los objetivos de felicidad comunes de las sociedades, las artes enriquecedoras para las mayorías y los sueños de los postergados. Es decir, la derrota de la llamada batalla cultural.

Ha ganado el individualismo, el egoísmo, la avaricia, el desprecio por el otro, el sálvese quien pueda y la violencia caníbal como herramienta.

Se han perdido la banderas que nos fueron siempre propias. Hoy revolución, cambio, libertad y rebeldía han sido robadas. El progresismo y el peronismo se momificaron, la izquierda es una estatua que recuerda que alguna vez existió.

Las derechas y sus amos supieron encarcelar sus mentes y los “aburguesó”, los corrompió y los hizo burócratas. Les dió sillones para que se entretengan haciendo el papel de buenos chicos y peleándose por el cargo en el juego de la “democracia liberal” perdieron el objetivo. Ya casi nadie habla de utopías y menos de combatir a los poderosos para construir un país digno.

La primera concesión (agachada) tiene un nombre bonito: el discurso progresista políticamente correcto y es parte del wokenismo (*). Esto es, hablar sin ofender, sonar progresista y mente abierta, no decir algo que pueda molestar, tener cuidado en las formas. Lo llamado “políticamente correcto” también. Ser tan pero tan prolijos y respetuosos que se ha llegado al punto de deshumanizar la narrativa y quitarle lo mejor que siempre tuvo la rebeldía y la lucha por el cambio: las emociones.

El discurso progresista terminó siendo vacuo de alma, puede ser correcto en las apariencias, pero oculta la oscuridad de un corazón que ya no late. La mística, palabra que se le da a esta emoción, igual encuentra sus caminos, pero no en el cauce madre sino aislada, como una canción de algo que fue pero no se sabe qué.

En el wokenismo (discurso posmoderno progresista) no se nombra a ningún enemigo por su nombre y cuando se elige alguno, no es un “enemigo real”, sino un representante, gerente o asociación lejana a la ciudadanía. Por ejemplo, aquí se apuntó contra la Corte Suprema, de la cual solamente una minúscula minoría entiende o sabe qué es y lo que significa. Es un mensaje cargado de una abstracción tal que la simplificación de la derecha fue: “quieren bajar a los jueces para que no los metan en cana”. Mientras, la inflación “no te deja llenar la heladera”, tu sueldo cae y los políticos hablan de sus cosas, de sus intereses que “no son los míos”.

En el lenguaje de lo “políticamente correcto” no se puede debatir a cielo abierto de ciertos temas que se dan por saldados o sagrados (dogmas). Menos aún entablar una crítica contra un “compañero” porque eso es fuego amigo. Así, sin más ni menos, caemos en la censura, en la eliminación de cualquier posibilidad de debate, de autocrítica y erradicamos una de las cosas que nos distinguen como humanos: la acalorada discusión por los ideales.

Ni siquiera miramos al pasado, ¿hay algún prócer, filósofo o ideólogo clásico que no haya discutido al punto del duelo con otros pares?

La censura oculta, entierra y enmudece. ¿A quién le conviene? A dos grandes sectores: a los enemigos y a los corruptos nuestros, funcionales a las derechas.

Hay que exponer sin tapujos a los que hablan muy bonito pero hacen otra cosa, a los que falsean su pertenencia política para obtener un puesto o los corruptos, ladrones y criminales que en el nombre de nuestros ideales hacen un daño tremendo.

¿Cuántos dirigentes han desprestigiado al campo nacional y popular con la soberbia, su proceder sectario, la acaparación de recursos o la corrupción? Todos conocemos a alguno perteneciente a cualquier partido o agrupación de Unión por la Patria (ex Frente de Todos). No podemos tolerar esto porque el daño que se realiza es a veces irreparable.

Nosotros tenemos la exigencia de ser moral y éticamente sanos, debemos tener valores innegociables, hay que ser el ejemplo, si no, no podemos hablar en nombre del Pueblo.
A los ladrones hay que echarlos. a los corruptos hay que encarcelarlos, a los que no defienden los ideales hay que expulsarlos.

A la a adicción del wokenismo se sumó otra droga letal preexistente, un vicio mucho mayor y de larga data: la soberbia intelectual.

Es un fenómeno que incluye no solamente a las ”izquierdas” y que puedo ejemplificar de esta manera: suele suceder que algunos que pasan por la universidad y obtienen un título de grado muchas veces se autoperciben como “superiores” y exigen se los distinga como diferentes, como pertenecientes a cierta nobleza. El Doctor, Profesor o Ingeniero reemplazan a la palabra Conde o Príncipe.

En el progresismo la soberbia intelectual baña todo, y brinda el hermoso elixir que hace que todo se justifique externamente: la culpa es siempre de la oligarquía y las derechas y nosotros nunca hacemos nada malo.

Es una droga cuyo principal función es alimentar desmesuradamente el ego. Luego de ingerirla el sujeto se pavonea de “gran sabedor”, adquiere un habla compleja para competir con sus pares en el juego “ves, yo sé más, por lo tanto, merezco más” y el público masivo no entiende nada de lo que dice.

¿La izquierda y el progresismo siempre fue complicada para decir las cosas?. No, basta con leer el Manifiesto Comunista para ver que en aquellos finales del 1800 estaba el Marx que era comunicador político y el otro que era filósofo o científico social. Y precisamente en esa época esto fue revolucionario porque explicaba en palabras de uso común una teoría o postulado político muy profundo.

El necesitaba que los obreros entendieran de qué hablaba. ¿Eso hizo bajar su nivel?. No, lo más difícil de lograr es la simpleza, la complejidad es fácil.

– Las consignas que acompañaron a los grandes cambios simplificaban las cosas para cualquier entendedor, en muy pocas palabras se expresaban conceptos que todos entendían y que daban respuestas a las necesidades del momento.

Pan, Paz y Trabajo” simboliza la Revolución Bolchevique porque se estaba en el medio de la sangrienta primera guerra mundial, la hambruna era total y no había trabajo para poder obtener algo para sobrevivir.

Braden o Perón” mostraba que uno debía optar por un proyecto extranjero que representaba el embajador yanqui o un modelo de desarrollo nacional que impulsaba Perón.

Consigna como resumen de propuesta, un concepto que se perdió gracias a los aparatos de la derecha y hoy tenemos eslóganes, frases muchas veces vacías de contenidos.
Las campañas se han privatizado, los eslóganes los determina una agencia publicitaria.

El wokenismo y el abandono de la tradición rebelde cargan en la mochila un pecado irreparable: el ocultar la verdad y no asumir la realidad.

Esto por desgracia es ley en muchos gobiernos peronistas o progresistas. Todo está perfecto, siempre todo es positivo, vivimos en un páramo ideal de algún Cantón Suizo, siempre creciendo, siempre construyendo y siempre con gente sonriendo.

Si nuestra narrativa va a estar a contramano de la realidad para poner debajo de la alfombra lo que no nos gusta porque creemos que nos quita votos o nos hace débiles, entonces hay una virtud que no tendremos: la valentía. No se puede gobernar en el nombre del pueblo siendo un cobarde y un mentiroso, porque eso es ser débil.

Todos leen esto como algo muy simple: están robando y viven en otro planeta. Como dato anecdótico, cuando estos políticos pierden las elecciones luego culpan a los votantes que no vieron todo lo que se hizo. “Cuando falta política esta no se suplanta con una andanada de spots y sonrisas macdonalds” diría un viejo dirigente.

– He puesto estos ejemplos no con el ánimo de volver al pasado, sino con la esperanza de que se retomen las raíces que dieron origen a los movimientos que realizaron profundos cambios en beneficio de las mayorías y de la emancipación de los pueblos.

Ante una realidad mala, con tanta pobreza a pesar de tanta riqueza, no se puede andar con muchas liviandades y no se puede dar un discurso alejado del entendimiento y de la realidad circundante.

El progresismo no solamente debe desterrar el discurso de lo políticamente correcto, sino distinguir los planos de la lucha ideológica y en el debate político de la trinchera no puede estar la academia, que huele siempre a intelectualidad teñida de soberbia.

Un punto nada menor es que hay que recuperar la organización política, los partidos deben ser tales. No deben ser meras agencias de distribución de cargos por una exigencia legal (solamente se puede presentar candidatos por partidos políticos).

El debate y la democracia interna deben florecer, las disputas deben ser lo fuertes que deban ser y el caudillismo o los patrones de estancia debe desaparecer para poder oxigenar y relanzar un proyecto creíble.

Deben importar las conducciones colegiadas, los consejos ejecutivos, secretariados o el nombre que se les quiera dar. No es posible que la decisión de una estructura política la dé una persona en nombre de miles de afiliados. Es una aberración y eso es autocracia, nada que ver con la democracia partidaria. Si así somos en casa, afuera seremos igual. Todo el mundo ve esto y la militancia lo padece.

¿Y qué hacen las derechas?. Aprovechan y dicen, “ya que estos boludos nos la dejan servida, ahora la simpleza del lenguaje, la determinación del enemigo, la rebeldía, la libertad, el cambio y la revolución son nuestros”.

¿Y no es acaso Milei la síntesis de esto?. ¿No es él el catalizador de estos vectores?.
Fue el hacedor de Milei muy hábil en mostrar el enemigo, el culpable de todo: la casta. Y sabemos todo que tiene un sesgo de razón, que sin ser el principal, es el cómplice necesario para ocultar al verdadero.

Y lo hizo apelando a la rebeldía, a lo que iba a contramano del status quo, no fue políticamente correcto e hizo un interesante juego de roles mostrando cierta sapienza sin ser percibido como un soberbio. La palabra cambio ya estaba en la derecha tradicional al igual que revolución, recordemos a Revolución Federal por ejemplo.

Así, lo más hermoso de esto es que llega un personaje de comic canalizando la bronca a lo bolchevique, trabajando para los organizadores del caos económico de las mayorías y entablando un debate y una agenda que puso a la academia progresista contra la pared.

Si no hablamos simple, si no somos concretos, si no demostramos emociones, si no somos rebeldes y si no somos políticamente incorrectos, seremos conservadores, cómplices del enemigo y meros jugadores en el deporte de cazar cargos y cajas.

Hay muchos compañeros y compañeras que aún se preguntan por qué llegamos hasta aquí y cómo es posible que alguien que está en una situación de vulnerabilidad, en un lugar donde, por ejemplo, haya una sola escuela pública o un puesto sanitario, elija votar a quien promociona la destrucción de eso y de todos los derechos que nos protegen.

Por un momento, por un instante, que hagan el ejercicio de aplicar lo de la Patria es el otro, que se pongan en su lugar. Que visualicen que no se pueda comprar lo necesario para sobrevivir, que esté siendo echado de su trabajo sin indemnizarse, que crea que no tiene nada que perder y escuche dos voces: una que habla lindo pero de algo que no se entiende ni se asemeja a su realidad cotidiana y no le brinda esperanzas o certezas, y otro que putea incongruencias y dice que el culpable es ese político que habla bonito y no tiene hambre.


(*)Las científicas culturales Akane Kanai y Rosalind Gill describen el capitalismo woke (wokenismo) como la tendencia “que se intensifica drásticamente” para incluir grupos históricamente marginados (principalmente en términos de raza, género y religión) como mascotas en la publicidad, con un mensaje de empoderamiento para señalar valores progresistas. Por un lado, Kanai y Gill argumentan que esto crea una idea individualizada y despolitizada de la justicia social, reduciéndola a un aumento de la confianza en uno mismo. Por otro lado, la visibilidad omnipresente en la publicidad también puede amplificar una reacción violenta contra la igualdad de precisamente estas minorías. Estos se convertirían en mascotas no solo de las empresas que los utilizan, sino también del indiscutible sistema económico neoliberal.


Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de Ahora San Juan.

Opinión

Violencia e incertidumbre tiñen la campaña electoral en EEUU.

Publicado

En

Un escenario de incertidumbre se abre en el país con mayor influencia en los acontecimientos mundiales. El magnicidio fallido contra el candidato del Partido Republicano y ex presidente, Donald Trump será, sin dudas, un punto de inflexión en la accidentada carrera electoral hacia la Casa Blanca.


La bala que disparó el joven blanco Thomas Mathiew Crooks (20) contra Trump, en un acto electoral en Butler, Pensilvania, no lo hirió de muerte. Pero la situación es aún más grave. A este intento de magnicidio contra el republicano -cuya investigación recién comienza- debe sumarse el asedio que sufre su opositor, el demócrata Joseph Biden, quien se aferra con uñas y dientes a su relección, a pesar de las presiones internas del Partido Demócrata y externas del poder real. 
Ya nadie quiere a Biden. El debate por televisión fue el límite. El presidente ya venía dando muestras de senilidad explícita, tanto en casa como en reuniones internacionales. Un ejemplo es la última cumbre del G7, en Italia, donde la premier Giorgia Meloni tuvo que rescatarlo de una confusión mental frente a toda la prensa del mundo. Pero el debate del pasado 27 de junio, ante su rival electoral, el ex presidenteTrump, fue un punto de inflexión para el Partido Demócrata.

“En el debate quedó muy en evidencia que el presidente tiene problemas cognitivos. Tal vez sean menos serios de lo que el Partido Republicano dice, pero lo cierto es que la imagen que dio Biden es la de un candidato débil, incapaz”, analizó para El Destape Ernesto Calvo, profesor en la Universidad de Maryland, que enfoca su investigación en representación política y redes sociales.

“En ese momento, el Partido Demócrata entra en pánico porque se da cuenta de que va a perder las elecciones. Empieza, entonces, el pedido de recambio. Los primeros fueron actores mediáticos de peso: el consejo editorial y los cuatro o cinco periodistas más importantes del New York Times”, agregó Calvo.

Salvo el artículo que el Premio Nobel en Economía, Joseph Stiglitz, publicó el 4 de julio, en el Project Syndicate, rescatando las medidas positivas del actual gobierno (“El mejor candidato para la economía de Estados Unidos”), el resto de los medios fueron inclementes con el actual mandatario.

The Washington Post acusó al Partido Demócrata de haber pasado gran parte de la campaña electoral “enterrando la cabeza como el avestruz” e ignorando “la actuación dispersa, ocasionalmente incoherente y casi universalmente criticada” de Biden. Acto seguido clamó por un cambio. 

De igual manera, como señala Calvo, el consejo editorial del New York Times pidió que el candidato-presidente dé un paso al costado y el conocido opinólogo Thomas Friedman, luego de ensalzarlo convenientemente, pidió su cabeza. “Biden, un buen hombre y un buen presidente, no tiene por qué postularse para la reelección (…) La familia Biden y el equipo político deben reunirse rápidamente y tener las conversaciones más difíciles con el presidente, una conversación de amor, claridad y resolución”.

“Los medios de EE.UU. han cubierto esto de manera muy uniforme. Desde los medios más progresistas o de izquierda a los diarios más conservadores de derecha mostraron a Biden como un candidato débil y como alguien no presidenciable. Ese consenso es, en particular, lo que ha generado el pánico en el Partido Demócrata”, evaluó Calvo.

El clamor anti-Biden llegó a Hollywood –el actor George Clooney pidió que se vaya– y a Europa. El pasado 10 de julio, la publicación británica The Economist tituló: “Joe Biden no logra silenciar los pedidos de que se haga a un lado” y la agencia de noticia Bloomberg, vocera de los intereses de las élites y de las grandes empresas, sentenció, sin pelos en la lengua, el pasado 5 de julio: “Los funcionarios europeos quieren que el presidente Biden retire su candidatura de las elecciones”.

¿Hay alguien en el banco de suplentes?

La decisión para los demócratas es muy riesgosa. “Abandonar al candidato debilitaría al partido, pero, en este momento, el cálculo es entre un postulante que no parece viable y otro nuevo fresco que no tenga los aspectos negativos de Biden”, explicó Calvo

Una de las variables que miran los demócratas son las encuestas: si las elecciones fueran hoy, Trump vencería. “No es que vaya a ganar por goleada ni en todas las circunstancias, pero el medio más citado para este tipo de mediciones, “Fivethirtyeight”, indica que hay un 60% de probabilidades de que triunfe Trump y un 40%, Biden”, agregó. Para The Economist las chances del republicano son aún mayores: “Trump tiene una probabilidad de 3 sobre 4 de ganar”, publicó el pasado jueves 11 de julio.

La pregunta del millón es si hay una candidata o candidato demócrata que pueda ganarle a Trump. Para Calvo, “abandonar al presidente en ejercicio y moverse hacia otro candidato siempre debilita al partido y hace que el nuevo postulante sea menos competitivo”. No obstante: “Los problemas que tiene Biden son tales que lo más probable es que haya una posibilidad de ganar con un candidato como Gavin Newsom (56), gobernador de California, o Gretchen Whitmer (52), gobernadora de Michigan. Presentar un candidato más joven y que no arrastre lo problemas que tiene Biden, va a obligar además a la campaña demócrata a cambiar de estrategia”.

Newsom es graduado en Ciencias Políticas de la Universidad de Santa Clara (institución católica –jesuita– privada) e incursionó como empresario hotelero antes de meterse de lleno en la política. Es un hombre muy mediático: en 2012 tuvo su propio programa de TV, The Gavin Newsom Show. En 2022 ganó las elecciones como gobernador; antes se había desempeñado como vicegobernador y, en 2003, como alcalde de San Francisco.

Gretchen Whitmer también ha tenido su presencia en los medios, pero por otras razones. Un grupo paramilitar de extrema derecha de Michigan – los Wolverine Watchmen– tramó un golpe de Estado en su contra y planificó secuestrarla en octubre de 2020. Los extremistas acusaban a la gobernadora de “intrusión en sus vidas privadas” por las medidas que había adoptado para combatir el coronavirus durante la pandemia. Whitmer es abogada, egresada de la Universidad Estatal de Michigan. En 2006, como senadora, fue la primera mujer en ser líder del bloque demócrata en esa cámara y en las elecciones que la llevó a la gobernación (2019) ganó con las cifras más alta de la historia de Michigan.

La difícil decisión demócrata debería concretarse antes del 19 de agosto. Desde ese día y hasta el 22 se desarrolla, en Chicago, la Convención Nacional Demócrata, evento en el que se nombra formalmente a quién será el candidato para las presidenciales del 5 de noviembre. 

Estados Unidos no está en su mejor momento. ¿Puede ser este cambio de candidato de último momento un foco de inestabilidad política o un golpe para la autoestima del ciudadano estadounidense? “No me parece”, afirmó Ernesto Calvo. “No es la primera vez que ese país pierde candidatos. Hay que pensar que, en Estados Unidos, casi el 8% de los presidentes ha sido asesinado y un 8% más ha sufrido atentados. Ha habido todo tipo de recambios a lo largo de 200 años. Este es uno más y el motivo por el que el Partido Demócrata está pidiendo que se baje no es por un tema de imagen sino de competitividad”.

Muchos temas de alta complejidad, en todo el planeta, dependen de estas elecciones. La crisis de la representatividad política en Estados Unidos es una espada de Damocles sobre el mundo. Nos esperan aún varios meses de gran incertidumbre ya que, por ahora, todos los escenarios están abiertos.

@ElDestape – escribe: Telma Luzzani

/Fuente de imagen: El Destape

Continuar leyendo

Opinión

¡Hagan sus apuestas, niños!

Publicado

En

Por monseñor Jorge Eduardo Lozano, arzobispo de San Juan de Cuyo

Estamos viviendo tiempos… ¿cómo decirlo? Raros. Y a veces contradictorios. Está prohibido que los menores de edad ingresen a los Casinos. Pero se promueve que los Casinos ingresen en el mundo infantojuvenil. ¿Una locura?

Ciertamente. Y siguen haciendo oídos sordos quienes son responsables del cuidado de los más frágiles. Durante esta semana la Comisión de Pastoral

Social Nacional emitió una declaración titulada “Apostar no es un juego”, documento elaborado en conjunto por los equipos de Pastoral Social de todo el país acerca de la problemática de los juegos de azar, las apuestas on line y la ludopatía en niños, niñas, adolescentes, jóvenes y adultos.

Pero el llamado de atención de la Iglesia no es nueva, ni las denuncias tampoco. Esta historia comenzó en el año 2000 cuando el Congreso aprobó el proyecto de actualización del Prode, donde se empieza a disputar lo que se llamaba Prode Bancado. Según este sistema se podía apostar desde el teléfono o internet en distintas modalidades. Por esos años en Europa
explotaban los primeros síntomas de corrupción en el fútbol y el tenis por el doping y el juego de las apuestas.

Traigo a la memoria algunos acontecimientos como muestra de que no se trata de una suspicacia trasnochada. Hay en el mundo varios antecedentes de corrupción en el fútbol. En Italia, hace años, se ha dado un proceso de lucha contra las mafias llamado mani pulite (“manos limpias”). No obstante los controles, se arregló un partido Lecce-Lazio en el que se utilizaron 600.000 euros —¡en un solo partido!— para corromper jugadores. También en Italia, en 2005 y 2006, hubo fraude de arbitrajes de Juventus, Milan, Fiorentina y Lazio. Las sanciones incluyeron el quite de sus dos últimos scudettos al Juventus y su descenso a la B, además de cárcel a algunos dirigentes.

En el fútbol tenemos instituciones altamente sospechadas de contar con personas corruptas en sus filas. Recordemos las denuncias de reventas de entradas durante cada Mundial. Opositores y oficialistas, simpatizantes de River o de Boca, varones o mujeres, saben o sospechan de las llamadas “barras bravas” y su vinculación con el crimen organizado con complicidad o dudosa ausencia de sus dirigentes. Están prendidos en estacionamientos, merchandising, droga. Muchas veces con porcentajes que reparten a las comisarías locales o visitantes. El amor a la camiseta quedó reemplazado por el negociado.

Pero volvamos a la actual Declaración de esta semana. En ella se señala que “Coincidimos en que se está naturalizando una conducta muy nociva para todas las personas, para la vida en comunidad y, sobre todo, para adolescentes y niños y sus familias”.

No es una problemática exclusiva de los grandes centros urbanos. “En nuestras ciudades, pueblos y comunidades rurales, vemos que esta adicción se va incrementando. Advertimos que es una realidad que no discrimina ni clase social ni regiones geográficas. Hay muchos motivos que nos llevan a preocuparnos porque estamos viendo el daño social que se está
ocasionando.”

“En el contexto socioeconómico que vivimos desde hace décadas, nos preocupa profundamente cómo esta práctica adictiva socava la cultura del trabajo y del esfuerzo.” (…) “Debemos afirmar, una vez más, que la legalización de juegos “online” logró dos cosas: aumentar la riqueza de quienes manejan el negocio y, paralelamente, aumentar la cantidad de apostadores en general y de adictos ludópatas o potenciales ludópatas. Nunca se debió permitir.”

Se ha favorecido el blanqueo de dinero y la corrupción. La modalidad de apuestas on line tiene el agravante que oculta en el plano de lo individual un serio problema de enfermedad social. Al poder acceder desde la casa, la escuela, la oficina o la plaza, se facilitan las alternativas de apuestas y se esconde a “los jugadores” en el anonimato. Resulta también casi imposible controlar la entrada de menores al circuito de apuestas. Deberíamos ser claros. Si es por plata, no es un juego, es un negocio, un mal negocio para la inmensa mayoría, y muy lucrativo para unos pocos que buscan dinero, venga como venga.

Dirigentes de clubes importantes, poder político bancando sus campañas electorales con esos dineros, operadores del crimen organizado… puestos de acuerdo para un negocio redondo como la pelota. Y estas modalidades se van extendiendo a otras prácticas deportivas. Estemos atentos. Hablemos en casa de estas preocupaciones.

@MonseñorJorgeEduardoLozano

/Fuente de imagen: Arzobispado de San Juan de Cuyo

Continuar leyendo

Opinión

La Iglesia como familia. Desafío y consuelo

Publicado

En

Por monseñor Jorge Eduardo Lozano, arzobispo de San Juan de Cuyo.

Varios señalan que la familia está en crisis; y algo de eso hay. Sin embargo, en la mayoría de las encuestas se indica que ante un problema importante, es a la familia al primer lugar al cual se acude. Es el refugio, consuelo, aliento. Por eso también las heridas en los vínculos familiares son los más difíciles de sanar y sobrellevar.

Desde hace siglos se habla de la Iglesia con la imagen de la Familia de los hijos e hijas de Dios. “¿Qué nos da la fe? La fe nos da una familia, y nos libera del aislamiento del yo.” Esto nos enseñaba el Papa Benedicto XVI al inaugurar las sesiones de la V Conferencia General en Aparecida en el año 2007.

Tener esta imagen como referencia nos hace sentir acompañados; sabemos que no estamos solos, sino que nos encontramos todos en la misma barca. Las decisiones más sencillas las va tomando cada miembro, pero cuando se trata de cuestiones fundamentales y que van a afectar a todos, hace falta la escucha atenta, el diálogo abierto y sincero, el discernimiento sereno para asumir las mejores decisiones. De esto se trata la sinodalidad.

A la vez, ser familia implica cuidar a todos, especialmente a quienes son más débiles. Protegemos a los más frágiles, los tratamos con mayor delicadeza y comprensión.

Es importante reconocer que no todos tienen el mismo ritmo de trabajo ni de caminata. Cuando salimos a pasear o a comprar, caminamos para ir juntos, aunque algunos tengan fuerza para ir más rápido.

También implica desafíos. Hace falta cultivar la virtud de la paciencia para comprender y aceptar a cada quien en el propio y peculiar modo de ser. No siempre pensamos lo mismo ni coincidimos en los intereses e inquietudes. Pueden darse, como de hecho sucede, fricciones y desencuentros que provocan heridas que no siempre sanan de modo adecuado.

Entre los mismos apóstoles hubo situaciones de tensiones y discusiones, antes y después de la Pascua. La comunión no se logra poniendo piloto automático, ni es resultado del azar. Es fruto del Espíritu Santo que conduce y anima a la Iglesia.

San Pablo alentaba a los primeros cristianos con sabios consejos, que nos vienen muy bien a nosotros: “Como elegidos de Dios, sus santos y amados, revístanse de sentimientos de profunda compasión. Practiquen la benevolencia, la humildad, la dulzura, la paciencia. Sopórtense los unos a los otros, y perdónense mutuamente siempre que alguien tenga motivo de queja contra otro. El Señor los ha perdonado: hagan ustedes lo mismo. Sobre todo, revístanse del amor, que es el vínculo de la perfección”. (Colosenses 3, 12-14)

Mi fragilidad hace frágil la comunión. En la familia de la Iglesia estamos, a un mismo tiempo, santos y pecadores. Todos hombres y mujeres atravesados de debilidad y con la fuerza del Espíritu Santo que nos alienta en la comunión. Hay dos dichos populares que nos viene bien considerar: “cuando uno no quiere dos no pueden”, “dos no pelean si uno no quiere”. Pensalos, y vas a ver que esconden una gran sabiduría. No hay que engancharse en discusiones estériles que desgastan mirando el ombligo. No hay que responder a las provocaciones.

En el camino al Tercer Sínodo en San Juan vamos a sortear unas cuantas dificultades. No será un “camino parejito”. Hace falta poner nuestra mirada en Jesús.

San Juan Pablo II nos enseñaba que “los espacios de comunión han de ser cultivados y ampliados día a día, a todos los niveles, en el entramado de la vida de cada Iglesia. En ella, la comunión ha de ser patente en las relaciones entre Obispos, presbíteros y diáconos, entre Pastores y todo el Pueblo de Dios, entre clero y religiosos, entre asociaciones y movimientos eclesiales. Para ello se deben valorar cada vez más los organismos de participación previstos por el Derecho canónico, como los Consejos presbiterales y pastorales” (NMI 45). Sigue teniendo gran actualidad.

El próximo martes 9 de julio cumplimos un nuevo aniversario de la declaración de la Independencia, acontecimiento desarrollado en una casa de familia que acogió a los diputados para las deliberaciones. Miremos esto como un signo de nuestra vocación como Nación. Construyamos una Patria de hermanos, con lugar para todos, y cuidando especialmente a los más pobres.

Continuar leyendo

Continuar leyendo